Volteado de manzanas

El Tarte Tatin fue creado por accidente en el “Hotel Tatin” en Lamotte-Beuvron, Francia, en el año de 1889.   Es una variante muy interesante de la Tarta de Manzana en Francia. Su peculiaridad trata de ser una torta al revés con manzanas previamente caramelizadas y glaseadas con azúcar.  Es decir, que para su elaboración, las manzanas se ponen debajo de la mezcla de masa.

La historia de mayor credibilidad es que Stéphanie Tatin ( 1838- 1917), una de la regentes del hotel, en un despiste hizo que se cocinaran más de la cuenta en el glaseado las manzanas. Y para no perderlas le pusieron la mezcla de pasta encima y la hornearon. Antes de dejarla enfriar le dieron vuelta con cuidado. Se hizo tan popular que esta torta es servida en bodas, cumpleaños, despedidas de soltero y otras celebraciones familiares.

Siempre se debe desmoldar cuando está caliente. De lo contrario, cuando el caramelo se enfría habrá pegado las manzanas en el fondo del molde. Aquí les presento la receta de este delicioso postre, patrimonio de la cocina francesa.

 

Volteado de Manzanas

Ingredientes

250 gramos de mantequilla

450 gramos de azúcar morena

2 tazas de compota de manzana muy espesa

6 huevos separados las claras de las yemas

250 ml de leche

500 gramos de harina de trigo

2 cucharaditas de jugo de limón

1 cucharadita de Polvo para hornear

1 cucharadita de nuez moscada

4 manzanas de postre sin corazón y cortadas en aros

 

Para el Glaseado:

200 gramos de azúcar morena

3 cucharadas de agua

 

Preparación:

Precaliente el horno a 300°F. En una olla haga un melado de azúcar y agua para caramelizar el molde cuadrado en donde  usted va a hornear  el Volteado de Manzanas.  Deje enfriar y coloque artísticamente los trozos de manzanas. Mezcle  en un recipiente la mantequilla, el azúcar y la compota de manzana. Cuando la mezcla esté cremosa se debe agregar la yemas de los huevos uno a uno y siga batiendo hasta que incorpore poco a poco la leche y la harina con el polvo de hornear y la nuez moscada. Aparte bata las claras de huevo a punto de nieve.  Con delicadeza y una espátula de madera  incorpore a la mezcla en forma envolvente. Bata hasta que todo esté muy homogéneo. Cubra el molde con las manzanas glaseadas. Hornee alrededor de 45 minutos a 350°F  hasta que esté dorada la torta.  Cuando esté listo el  Tarte Tatin desmoldelo  caliente porque así no se pegan las manzanas en el molde de hornear. Afloje los bordes y voltee sobre un platón grande para tortas. Deje enfriar  muy bien y puede servir con helado.

 

Sigue leyendo a Susan Castro