El  Pastel Red Velvet es un postre típico en la época de  Navidad y Día de San Valentín. Se puso de moda  en el mundo entero, cuando apareció en las pantallas de Cine en la película “Steel Magnolias”,  Magnolias de Acero, en 1989. Aquí descubrí  el  Red Velvet, cuando  Julia Roberts recibe como regalo nupcial una  enorme  torta de color rojo intenso, en forma de armadillo. La película se basa en el drama de unas amigas que se reunían a compartir sus anécdotas  de vida en una peluquería.

El impacto visual de Red Velvet es ver el contraste entre el blanco del frosting y el rojo del bizcocho. En la actualidad,  hay pasteleros que siguen usando el zumo concentrado de remolacha para teñir el pastel. Esto hace que el bizcocho conserve su textura húmeda durante más horas. Esta es una torta de capas rojas y queso crema. Las remolachas se encuentran en algunas de las recetas y originalmente lleva un glaseado de mantequilla al estilo roux. Así lo servían en el Hotel Waldorf-Astoria de Nueva York.

El Pastel Red Velvet, los cupkakes, las Donas y los Muffins  de color rojo tienen unos antecedentes históricos que nos llevan a la Segunda Guerra Mundial, 1939-1945. Después, fue muy  popular  en Canadá y USA desde la década de los cuarenta y cincuenta. Cuenta la leyenda que el pastel Red Velvet fue  la receta exclusiva de la Tienda por Departamentos “Eaton”.  Los empleados que sabían la receta debían guardar silencio.

Y fue en 1996,  cuando la “Magnolia Barkery sirve este colorido pastel desde su apertura, en Nueva York. Además, en el año 2000, abre en Brooklyn una Pastelería “Cake Man Cuervo” dedicada al Pastel Red Velvet.

Ingredientes:

Para el bizcocho:

300 gramos de harina

3 huevos

300 gramos de azúcar morena

15 gramos de Cacao en polvo

300 gramos de Crema de Leche

115 gramos de mantequilla sin sal, temperatura ambiente: pomada

1 cucharadita de levadura

1 cucharadita de vainilla

1 cucharadita de Nuez Moscada

1 cucharadita de vinagre blanco

1 cucharadita de bicarbonato sódico

½ cucharadita de sal.

Colorante rojo vegetal al gusto.

 

Para el Frosting:

700 gramos de Queso Crema Philadelphia

300 Gramos de Yogurt

200 gramos de azúcar para glasear

1 cucharadita de extracto de vainilla.

Elaboración:

Precalentar el horno a 200 grados centígrados. En un tazón de cristal batir las claras de huevo y el azúcar hasta que se esponjen. Agregas lentamente la mantequilla, las yemas de los huevos, la sal, la nuez moscada y la vainilla. Tamizamos la harina junto con el cacao en polvo. Y vamos agregándolo  a la mezcla en forma envolvente y se le agrega poco a poco la crema de leche. Todo se revuelve en forma envolvente hasta el colorante rojo. En un bol aparte mezclar el bicarbonato y el vinagre. Esto hará reacción enseguida. Antes que la reacción cese se debe añadir a la mezcla en forma envolvente. Esto le dará al pastel una textura muy suave. Enmantequillado y enharinado un molde grande para hornear, allí verter la mezcla del Red Velvet. Hornear por 40 minutos a 350 grados. Después de los 35 minutos, vigilar el Pastel pincharlo con una barita hasta que salga limpio. Así sabremos que está totalmente hecho. Sacarlo del horno y dejarlo enfriar. Entonces, preparar el frosting, batir los quesos con varillas que deben estar a temperatura ambiente. Y le agregamos el azúcar glasé. Picar el Red Velvet en cuatro o cinco capas. Y rellenar con la mezcla blanca y esponjada de queso crema. Y cubrir el pastel totalmente.

Sigue leyendo a Susan Castro