El origen de las tartaletas es incierto. Se desconoce su autor y el lugar de Francia en que fue concebida. Y  fue 1860 que se dio a conocer la “Tartaleta de crema muselina y fresas”.   En la repostería francesa, se le llamaba “Tartaleta Fraisier”. Las fresas frescas de este plato es  uno de los distintivos más significativos y le aportan frescura. Es de una textura exquisita con su almíbar de azúcar.

Sin embargo,  hemos podido descubrir que en  Francia  la patria de la clásica Quiche Lorraine es posible encontrar una variedad enorme de sabrosas tartaletas  rellenas de cebolla, champiñones y bróculi.  Esta versión que presento a continuación es muy fácil de preparar. Se sirven como parte de un buffet  o una forma elegante de iniciar una comida.

 

Tartaletas  rellenas de champiñones y bróculi

Para 8 porciones

Ingredientes:

2 cucharadas de aceite

2 puerros cortados en rodajas

300 gramos de bróculi, dividido en cogollitos

350 gramos de champiñones cortados en trocitos

1 cebolla mediana picada en trocitos

3 cucharadas de mantequilla

3 cucharadas de harina de trigo blanca

2 tazas de leche

150 gramos de queso rallado de cabra tipo Cheddar

1 pimentón rojo mediano picado en trocitos pequeños para decorar

Para la masa:

300 gramos de harina de trigo blanca

150 gramos de mantequilla

2 huevos

Una pizca de sal al gusto

 

Preparación:

Para preparar la masa, en un bol grande de vidrio refractario poner la harina y la sal. Luego, incorporar   la mantequilla hasta obtener una masa uniforme. Al trabajar la masa se puede agregar agua fría si es preciso.  Envolver con papel plástico y se deja reposar dentro de la nevera  por una hora aproximadamente.  Se precalienta el horno a 200°C  Se saca la masa de la nevera y se extiende con el rodillo dejar unos minutos a temperatura ambiente. Se enharina la masa y se extiende en los moldes de tartaletas. Se pichan las futuras tartaletas con un tenedor y se hornean de 10 a 15 minutos hasta que la pasta está firme  y ligeramente dorada.  Se saca del horno y se deja a temperatura ambiente máximo 15 minutos. Se calienta en una olla  sofreír  el puerro, la cebolla, los champiñones, el bróculi, por cuatro o cinco minutos hasta que todo esté tierno. Fundir a fuego lento la mantequilla y agregar el queso removiendo en forma circular con una espátula de madera hasta que todo esté espeso. Salpimentar al gusto.  Echar dos cucharadas medianas de bróculi, champiñones y puerro en cada tartaleta. Verter poco a poco la salsa del queso fundido. Hornear por 10 minutos como máximo a 250°C o hasta que este doradas. Luego sacar del horno y adornar con un poquito de pimentón rojo cocido.

 

 

Sigue leyendo a Susan Castro