“Los principios siempre son duros, pero si eres perseverante, consigues tus objetivos”. Luis Bassat.

 

De lo empresarial

  • Una persona de 24 años puede despedir a una de 36: El error de un empleado radica en tener el pensamiento de la seguridad de su empleo, muchos tienen la idea de que por sus estudios y experiencias no pueden ser reemplazables, el pensar que una empresa te va a tener consideración con el tiempo es un grave error. Fue mi primera lección del mundo empresarial “nadie es indispensable”.  Cuando me encontraba trabajando en la compañía de telefonía móvil logré tener dos ascensos. El segundo ascenso fue el que impactó en mi vida e hizo que tomará una decisión sobre lo que yo quería en mi vida. A los 24 años solicité un ascenso, y fue entonces que recibí una llamada del jefe de mi jefe, me ofrecían un ascenso en la oficina, debido a mis ventas, a mi edad, a mi energía me ofrecieron ser gerente de sucursal, es decir el puesto de mi jefe pero para obtenerlo tenía que despedirlo y negociar su salida, esa fue la prueba de fuego. Tardé dos días en poder despedirlo, ya que existía un vínculo de confianza.  Fue duro pero al final fue necesario, ya que de no hacerlo yo salía despedido. Cuando lo despedí, el jefe de mi ex jefe me dio la primera lección que fue “una persona joven puede despedir a una persona grande”. Una persona mayor causa problemas a una empresa con el paso del tiempo, una persona joven, lleno de energía lo viene a suplir. La empresa sigue su curso. Ahí comprendí que las empresas al final son frías.  Puedo decir que gracias a ello ser empleado nunca lo consideré una opción.

 

  • Empieza a buscar bases y no busques el éxito inmediato: El error de muchas personas es pensar en crear la empresa o el negocio que sea prometedor, que sus ganancias sean altas y el crecimiento sea rápido, y no dudo que existan empresas que lo logren, sin embargo lo más sano es crecer poco a poco, con el tiempo logras la consolidación. Puedes tomar como ejemplo el caso de Mark Zuckerberg o Elizabeth Holmes.

 

  • Como ser Emprendedor y no morir en el intento: Consejos de un emprendedor

    Como ser Emprendedor y no morir en el intento: Consejos de un emprendedor

    No hagas negocio en un área que no conozcas: El error de muchas personas que quieren emprender en un área que desconocen. No realizan una investigación previa del área, y por copiar un modelo de negocio fracasan. Conozco a un médico que decidió emprender en el área financiera, emprendió en una plataforma de trading sin conocer a fondo del funcionamiento de la bolsa, de movimientos financieros y en un mal movimiento perdió todo su ahorro. Conozco a una abogada que decidió emprender en el área de belleza y tuvo éxito.  ¿A qué se debe eso? al conocimiento previo del mercado. Existen casos donde se detecta una necesidad, se crea una idea, se investiga el área, se trabaja un proyecto y se vuelve un negocio exitoso. Cuando quieres emprender, se tiene prohibido adivinar y suponer la idea de un negocio sin investigar y planificar previamente. En lo personal, cuando decidí emprender en el sector tecnológico lo hice sin conocimiento previo, sin información, sin un análisis a fondo, sin un análisis de riesgo, conociendo un poco del tema y puedo decir que la lección que pagué se concluye en dos cosas: pérdida de dinero y tiempo prolongado de lanzamiento.

 

  • Aprende a tomar decisiones: Tomar decisiones es muy importante para consolidar tus sueños. Se analítico y piensa mínimo cien veces las cosas, visualiza posibles escenarios con una decisión positiva y negativa, ve tus ganancias o pérdidas de esa decisión y ejecútala. A veces se toman decisiones que nos hacen ganar y otras perder. Todas estas decisiones te irán forjando en el camino y son lecciones que a futuro servirán para tomar otras. Así que no tengas miedo.

“Una persona mayor causa problemas a una empresa con el paso del tiempo, una persona joven, lleno de energía lo viene a suplir.”

  • Nunca te cases con la primera opción: Aprende a elegir lo mejor para tu empresa. Tu empresa merece las mejores oportunidades de crecimiento. Una mala decisión puede llegar a perjudicar el objetivo meta de tu negocio. Por eso es importante siempre escuchar todas las ofertas del mercado que te rodee. Cuando emprendí en el área de publicidad, ya era mi tercera sociedad, y en la búsqueda de material de imprenta me encontré con una empresa que en la cotización me manejaba un precio especial, ese día llegué emocionado a la oficina con mi socio, y le dije que estaba a punto de cerrar el mejor contrato comercial. Él me observó y me preguntó a cuántas empresas había ido anterior a esa empresa y mi respuesta fue que solo a esa compañía, y ahí escuche la frase de: nunca te cases con la primera opción. Siempre analiza varias opciones antes de firmar un contrato.

Si no hubiera hecho caso, posiblemente hubiera cerrado ese negocio y hubiera hecho una mala negociación.

 

Sigue leyendo a Ulises L. Tinoco