Zoie Smale demostró que además de un cuerpo y una cara bonita, tiene una cabeza muy bien amueblada.

Smale fue la joven más feliz al ser proclamada ganadora de un concurso de belleza, pero los problemas empezaron cuando los organizadores le dijeron que tenía que adelgazar para el siguiente certamen.

Los organizadores del evento internacional, que tendrá lugar el 23 de septiembre en Ecuador, le habían manifestado que ella necesitaba «someterse a un régimen aliméntico para perder el mayor peso posible«, dijo Smale a los medios locales.

Smale lo estuvo pensando, pero al final decidió no solo no participar, sino hacer su queja pública y denunciar lo que le había pasado.

Lo más curioso del caso es que la joven trabaja como modelo y tiene una talla 38 europea, considerada una talla de mujer delgada.

«Déjenme que les diga algo: las reinas de la belleza son mucho más que una talla de ropa. Las verdaderas reinas se empoderan las unas a las otras, son inteligentes y ayudan a unir a comunidades», planteó en su renuncia. «Si no quieren mis capacidades por tener una 38, ellos se lo pierden», comentó luego.

Los organizadores, por su parte, han negado las acusaciones de la joven, pero la verdad es que este no es el primer caso donde una modelo debe renunciar a su sueño por su peso.

 

¿Qué te parece este caso? ¿qué hubieras hecho tú en su lugar?

Sigue leyendo a Viral Team