¿Te has preguntado qué se siente al dormir en una cama de un millón de pesos?  En México, disfrutar de esta experiencia ya es posible, pues uno de los mejores hoteles de la capital ofrece a sus huéspedes dormir en camas carísimas, a precios regulares de la habitación.

¿Y qué tiene esta cama para ser tan cara? Pues se trata de un colchón de la marca Hastens, nacida en 1852, que se dedica a fabricar camas artesanales desde su lugar de origen: Suecia.

La cama debe ser increíblemente cómoda y con equipamientos de lujo como: pelo cola de caballo, lana, pino, algodón y lino.

A estos carísimos colchones se les conoce por su inconfundible y emblemático tejido a cuadros, están hechos a medida y ofrecen un soporte correcto para dormir de lujo.

Para las personas que sean muy dormilonas o les encante hacer la siesta, para aquellas que tienen problemas en conciliar el sueño, dense la oportunidad de pasar por un hotel en San Miguel de Allende y disfrutar de la experiencia de dormir en una de las camas más caras del mundo.

 

 

Desafortunadamente en México no hay muchas oportunidades para los mortales de darse gustos de este tipo, el lujo no está al alcance de muchos, así que hay que aprovechar. Si está por venir un cumpleaños en la familia, si quiere darle un gusto a su pareja, una sorpresa a su esposa o quiere celebrar anticipadamente la Navidad, este es un obsequio original.

Blancanieves o la princesa del guisante estarían seguro encantadas de encontrarse con esta cama y dormir en ella por siempre, para nada más ser despertadas por un apuesto príncipe.

Pero antes de terminar el día en una cama divina, quizás podrías cenar en uno de los dos mejores restaurantes del mundo, también ubicados en la capital de México que harán las delicias de una noche inolvidable.

Sigue leyendo a Zoyla Wera