Esta noche es Halloween, estás a horas de la fiesta más mágica del año y tú sin saber qué ponerte y con las tiendas ya agotadas en disfraces… pero que no cunda el pánico, porque te vamos a dar los mejores consejos para ser el alma de la fiesta sin que te arruines y con lo que tienes en el armario.

Empecemos por algo sencillo… ¿te va el estilo de bruja? Pues nada más fácil que desempolvar ese vestido negro y con transparencias que hace años no te pones. Combínalo con esos botines de ante negros con tacón y que no falte la melena suelta con raya al medio y el pintalabios más rojo que tengas. Como complementos, usa las joyas de tu abuela o la bisutería más recargada que tengas y a triunfar.

Si lo tuyo es más estilo Kaura Kinney o Lobezna, nada mejor que ponerte la cazadora tejana a juego con unos jeans, las Dr. Martens u otras botas de cuero con cordones y la mochila que usabas cuando ibas al instituto. Ponte un maquillaje bien desaliñado, el pelo sucio y una cara de loca desquiciada y verás que ganarás el premio de la fiesta de Halloween.

¿Quieres un look más dulce y sexy? Luce como la princesa Khaleesi y todos te reconocerán. Necesitas un vestido azul, un pañuelo-capa, unos cuantos accesorios y joyas de inspiración étnica. Escoge unos zapatos de tacón dorados y un maquillaje con tonos suaves. Déjate el pelo suelto o recogido con una semicoleta y tendrás el look auténtico de princesa, lista para buscar príncipe.

Un clásico que no suele fallar nunca es la muñeca diabólica, si lo tuyo es dar miedo al personal, pídele a tu cuñada el vestido que lució en la fiesta de Navidad, tipo baby doll, estilo aliñado, lazos rojos en el pelo y en la cintura. El maquillaje, ponte un buen colorete de color rojo y hazte unas trenzas como cuando eras pequeña, verás que éxito.

Si eres una fanática de “Stranger Things”, disfrázate de Once o Eleven. Necesitas solamente el camisón de tu abuela, una cazadora azul, unas botas Dr. Martens. Calcetines deportivos y un reloj digital muy ochentero.

Escojas el disfraz que escojas, no dejes de ser creativo y loco, pues es una noche que se presta para ello, diviértete y no dejes de contarnos de qué te disfrazaste al final.

Sigue leyendo a Zoyla Wera