Si eres amante del sushi y la comida japonesa, te recomendamos una práctica que lleva este placer al extremo, se trata del Nyotaimori, la experiencia de comer sushi del cuerpo de una mujer desnuda.

Esta tradición viene de Japón, pero está ampliamente extendida por Europa y Estados Unidos, a pesar de que las sociedades más conservadoras han sido muy reacias a aceptarla. En China, por ejemplo, aún es una práctica ilegal.

Su origen es misterioso y hay varias teorías al respecto, unos apuntan a que fue en tiempos del Japón feudal con las geishas y otros que simplemente evolucionó como una forma de entretenimiento de los grupos de violencia organizada.

A pesar de que parece una práctica ligera, hay lugares que trazan una fuerte línea entre la salubridad y la comida. A veces, ciertas partes de las mujeres son cubiertas con hojas de plátano donde reposa la comida o en caso extremo, hay restaurantes que obligan a sus modelos a hacer un estudio de hepatitis.

Además, tienen que haberse dado un baño previamente, lo que en resumen hace poco probable que puedas enfermarte tras practicar sushi al desnudo.

La modelo goza en todo momento de seguridad, pues las reglas dicen que es imposible tocarla o propasarse en ningún modo y en el contrato se dice que el evento puede terminar en cualquier momento si las cosas se salen de su lugar.

Trabajar como modelo de Nyotaimori no es algo sencillo, pues se debe tener una figura firme para evitar que la comida se caiga, tienes que estar acostumbrada a diferentes tipos de temperatura ambiente, sentirte bien con tu cuerpo, no moverte ni un centímetro hasta por dos horas y controlar la respiración en todo momento.

En el mundo hay muchos tipos de profesiones, raras, curiosas y atrevidas, pero esta es una de las más extravagantes que no todo el mundo está dispuesto a hacer.

“…la experiencia de comer sushi del cuerpo de una mujer desnuda”

A pesar de que la relación entre la mujer, la comida y la sensualidad es patente, ellas no se consideran sexo servidoras, sino que lo que hacen es “arte”, como dice Emma Jade, una modelo que vive de esto.

A nivel social, esta práctica no está aún ampliamente difundida y la gente lo asocia a algo muy chic y caro. La experiencia más cercana que el ciudadano de a pie ha tenido con esta práctica fue probablemente en el año 2008, cuando Samantha Jones, pro9tagonista de “Sex and the City” se cubrió de sushi y esperó a su amante desnuda.

Si te gusta el sushi y lo consumes de forma habitual, cuéntanos, ¿irías a un restaurante a comer sushi del cuerpo de una mujer desnuda? ¿qué opinas de esta práctica?

Sigue leyendo a Zoyla Wera