Llámalo como quieras, el Buen Fin, el Black Friday, la noche en blanco, pero el objetivo de todos es el mismo: vender y vender mucho las tiendas y comprar y comprar mucho los clientes.

Desde el año 2011, en México se celebra el Buen Fin, un fin de semana de noviembre dedicado a las compras locas y desenfrenadas supuestamente por los grandes descuentos que se ofrecen. La experiencia surgió bajo la influencia del Black Friday americano, donde la gente hasta duerme en la calle delante de las tiendas para aprovechar al máximo los mejores precios.

 

 

Para no decepcionarnos y sentirnos satisfechos en verdad por lo que hemos comprado este fin de semana.

 

Atención a estos consejitos:

-Ya sea que tengas un capricho o que de verdad te interese comprar algo, tienes que tener ante todo calma y sentido común, alejarte de las tentaciones inútiles y no sucumbir a la locura colectiva.

-Comparar precios y comprobar que de verdad sí es más barato adquirir lo que queremos durante ese fin de semana y por lo tanto vale la pena, porque muchas veces dicen que hacen súper bajada de precios cuando en verdad, en un día normal la diferencia no es tanta.

– ¿Estás pagando de forma justa por lo que te estás llevando? ¿vale en verdad ese televisor lo que estás pagando por él? Mirar que lleve todas las piezas, que funcione y que no tenga ningún fallo.

-Leer muy bien la letra pequeña de la factura. A veces, las facturas nos avisan de que tenemos cierto tiempo para cambiarlo o que directamente no admiten devoluciones, así que hay que estar bien seguros antes de comprar.

-Llegar a la tienda con un presupuesto ajustado y determinado y no cambiarlo. La tentación puede ser grande y habrá más de una cosa que nos queramos llevar, pero al final, tenemos que recordar que no podemos pasarnos de lo que habíamos planeado.

Buena suerte y buenas compras, comparte por aquí todo lo que compraste y si cumpliste con las reglas del juego.

Sigue leyendo a Zoyla Wera