Una caricia, un sol,
una cálida palabra
el aroma de los recuerdos
y un abrazo ausente
que duele en el alma.

He visto tu mirada
y tu sonrisa al alba
a pesar del silencio
siento aún que me hablas.

 

Dedicado a mi mamá y mi suegra.

Sigue leyendo a Claudia Nemirovsky