La sociedad requiere una aceptación y respeto total por la esencia del otro, en la actualidad también hay índigos adultos que están vinculados a las empresas y que se sienten diferentes a su entorno o como si no encajaran por completo en el, que no conciben la forma de las estructuras de las empresas y sienten altos niveles de frustración, los índigos adultos pueden tender al enojo e ira con facilidad, son muy irritables al no ver con claridad cómo salirse de dichos paradigmas para los cuales fueron educados, buscan hacer las cosas diferentes y valoran cosas distintas a lo que el tradicional de la sociedad considera normales, estos estados de ánimo variables también se dan como resultado de haber crecido en un mundo que no los entiende y a unos padres que no supieron cómo tratarlos cuando eran niños.

Son personas inteligentes aunque pequeños seguramente no tuvieron las mejores notas, debido al conflicto vivir en sistemas cerrados, además de pequeños tuvieron pocos modelos índigos para observar.

En los trabajos no entienden porque deben aun hacer procesos que consideran obsoletos o innecesarios para llevar a cabo una tarea, tienden a querer tomar decisiones sin consultar y a cuestionarlo todo, esta característica choca con algunos directores que aun manejan sistemas de gerencia autoritarios, jerárquicos y obsoletos,  tienden a revelarse a la autoridad, prefiere trabajos en equipo, ser líderes o trabajar solos, nunca a través de órdenes, respetan a sus directores y los siguen por sus ideales y por su forma de ver el mundo, nunca por imponerla.

Estos adultos se han pasado su vida buscando un sentido, una misión o un propósito que a veces les cuesta trabajo identificar, por esto experimentan algunos episodios de tristeza profunda. Pueden empezar algo y dejarlo en el camino si descubren que no los llevara a su verdad; sienten un fuerte deseo de cambiar las cosas y grupos que los rodean.  Son también sensibles a la injusticia y en esto hace parte el trato entre jefes y compañeros de trabajo, para ellos es indispensable el  respeto por cómo piensan, también consideran como una agresión una palabra que descalifique y que no sea constructiva.

Los índigos adultos tienen mucha dificultad con los trabajos repetitivos y las rutinas, por eso necesitan alguna flexibilidad en sus trabajos para sentirse más libres, son rebeldes por naturaleza a cualquier actividad que consideren obligada e ineficiente.

Es muy importante para los directores que trabajan con índigos adultos la comunicación y el permitir que la persona se salga de algunos conceptos tradicionales de cultura organizacional, esto servirá para que  su trabajo sea más eficiente, por consiguiente más confiable.

La nueva espiritualidad se vive en el trabajo, en la familia, en este momento todo se unifica, y la espiritualidad es libertad, todo lo respeta e incluye a todos,  en la cual se comparten experiencias y se llega a conectarse con su misión desarrollándola en las empresas en las cuales se está vinculado, donde no hay que defenderse porque no hay ataques, solo respeto y consciencia que todas las realidades son las correctas, solo varían de acuerdo al criterio y la madurez de quien las observa.

 

Si se siente identificado con lo anterior, posiblemente sea un índigo y si tiene niños pequeños muy probablemente sean índigos también,  para fluir con el cambio de la nueva vibración, sea índigo o no, el enfoque debe ser en todo aquello que  une y  sirve para mejorar y no en lo que separa, todo aquello que juzgue o separe no viene de la luz ni es espiritual, no deja evolucionar y tampoco conduce a un cambio sostenible en el tiempo.

Vivir desde el corazón es vivir desde la esencia, eso es ser espiritual y es todo lo que se necesita nada más.

 

 

Sigue leyendo a Carolina Betancourt